Trucos para que la ansiedad por comer no nos venza

 

La ansiedad es un peligroso enemigo que, si no se identifica a tiempo, puede llevar a comer sin control y, por ello, a engordar rápidamente. Esta sensación hace que el cerebro confunda hambre con apetito y la persona se lance a comer alimentos muy calóricos de manera impulsiva incluso hasta que aparece el dolor. Lo más difícil es darse cuenta de que se está produciendo un ataque de ansiedad pero puede ser más sencillo de lo que parece: el cuerpo tiene la respuesta, sólo hay que pararse un segundo y escucharle. Si la sensación aparece repentinamente, sube de 0 a 100 rápidamente y sólo vienen a la cabeza golosinas, comida basura o simplemente no se sabe qué es lo que se quiere, seguramente se trata de ansiedad, ya que el hambre físico aparece de forma gradual, hace que se note un pequeño dolor en la boca del estómago y la idea comer una manzana o una zanahoria es agradable. El primer paso ya está dado, ahora sólo hay que poner ciertas estrategias en marcha. 

10 trucos para que la ansiedad por comer no te venza:

  1. Practica mindfuleating o alimentación consciente
  2. Haz cinco comidas
  3. Huye de las prisas en las comidas
  4. Pon triptófano en tu vida
  5. Incluye alimentos que ayudan a controlar la ansiedad
  6. Bebe líquidos
  7. Deja pasar 10 minutos
  8. Cambia el foco de tu atención
  9. Haz ejercicio
  10. No acumules “tentaciones”

a través de 10 trucos para controlar la ansiedad con la comida — Salud Envidiable

Anuncios

El carrito de la compra sano: mitos y verdades

Muchas son las horas que pasamos en el supermercado pero ¿realmente conocemos cómo llenar el carrito de la compra de la forma más saludable? Caer en la tentación de productos demasiado azucarados o grasos es fácil si no se conocen algunos consejos para poder comprar de la mejor forma.

¿Sabíais que ir al supermercado después del gimnasio mejora la alimentación? ¿Y qué no cualquier día es bueno para hacer la compra? ¿Y qué el pasillo central es el mayor enemigo de un carrito de la compra saludable? 

En este este artículo de Salud Envidiable desvelo todas las verdades y mentiras del carrito de la compra sano

Que la dulce Navidad no te amargue el nuevo año

Por primera vez, desde hace cinco años, las dos fiestas culminantes del año, Navidad y Nochevieja, caen en fin de semana, de modo que los expertos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad no ven razones para extender los excesos gastronómicos a los días contiguos. Y yo estoy de acuerdo con ellos ya que como asegura Rubén Bravo, especialista en nutrición y portavoz del IMEO “es una excelente oportunidad para no desviarnos de nuestro peso corporal, si se planifican bien las comidas y se controlan las cantidades, no tendremos motivos que temer“. No obstante, la falta de control y conciencia, los días de comidas copiosas nos pueden traer tales males como empacho, digestiones pesadas, gases o estados de embriaguez, y nos pueden costar un aumento de hasta un kilo por cada fin de semana y hasta 2 kilos en total, alertan los expertos. Con el fin de ayudarnos a diezmar los posibles excesos en la mayor brevedad posible, los expertos en nutrición del IMEO ofrecen algunos consejos prácticos a la hora de lidiar con este problema.

17257046 - diet before summer

En términos nutricionales, existen serias razones que justifican el temor general a las fiestas navideñas ante la inminente prueba de la báscula con la entrada en el año nuevo. Enumeramos algunas de ellas:

*Cada comilona de Navidad ronda entre 2000 y 2500 Kcal., el equivalente a dos días de dieta normal. Lo ideal es que la comida o cena de Navidad no sobrepase el 30% de la ingesta calórica total del día. Dependiendo del peso, sexo, edad y actividad física de la persona, el festín debería moverse de 450 a 540Kcal en el caso de las mujeres y de 600 a 750Kcal en el caso de los hombres. Una regla que se aplica también a las famosas celebraciones de amigos y empresas en restaurantes o bares. En todo caso, con el fin de evitar excesos, conviene planificar la compra para los menús de los días señalados, optar por platos menos calóricos y calcular la cantidad necesaria según el número de comensales para evitar tirar de las sobras los días posteriores.

*Ayunar antes o durante un día festivo es un grave error que promueve el síndrome de atracón posterior. La mejor forma de afrontar la situación es realizar durante el día festivo pequeñas ingestas cada 2 o 3 horas siguiendo la filosofía de la dieta del picoteo, optando por alimentos menos calóricos y limitando las cantidades.

papa-noel-borracho.jpg*Los hombres cogen más peso que las mujeres durante las Navidades, debido al mayor consumo de alcohol y raciones generosas. Ellos toleran mejor el alcohol que ellas debido a tres factores diferenciales que interfieren en el metabolismo: Tener más cantidad de agua en el cuerpo, grasas concentradas en la zona abdominal y la presencia de una enzima, alcohol deshidrogenasa, que permite descomponer el alcohol de forma efectiva. Gracias a ello los hombres son capaces de metabolizar más cantidad de bebidas graduadas en menos tiempo y la contrapartida son más calorías vacías. “Por esta razón, recomiendo apostar por el cava, el tinto y la cerveza y evitar, siempre que se pueda, las bebidas espirituosas y los chupitos “digestivos”, resume Bravo y señala de ejemplo que un vaso de ron con bebida de cola tiene 293Kcal y equivale a: 2,7 copas de 150ml de vino tinto o blanco; 3,2 vasos de sidra dulce; 4,1 copas de 100ml de champagne y a 4,5 botellas de 200ml de cerveza rubia.

*Los excesos no se combaten desde el sofá, sino con una vida activa. A falta de la habitual actividad física (gimnasio, sesiones dirigidas, natación o running), aconsejamos decantarse por una vida menos sedentaria que incluya paseos, bailes o jugar con los niños, porque aunque no nos damos cuenta, moviéndonos quemamos calorías. Ir de compras durante 3,5 horas permite quemar unas 550Kcal, lo mismo que en una clase de Crossfit de 40 minutos.

Piramide-arbol-navidad.jpgPara digestiones pesadas y gases

  • Intentar no beber más de dos vasos de líquidos durante la comida y en las dos horas posteriores.
  • Evitar las bebidas gaseosas.
  • Tomar enzimas digestivas como complemento alimenticio. Mejorando las diferentes fases digestivas de descomposición de los nutrientes, absorción y metabolización.
  • Terminar la comida principal con una infusión de achicoria, una planta que favorece el correcto funcionamiento del páncreas, y por lo tanto nos ayuda a “aligerar las digestiones”. Si no tenemos en casa, podríamos recurrir a infusiones digestivas más comunes como el poleo, la manzanilla o el hinojo.

healthymeal.jpgTrucos para no comer más de la cuenta

  • Tomar un aperitivo 25min-30min antes de la comida principal. Nuestro sistema digestivo tarda unos 25 minutos en emitir y recibir la sensación de saciedad a través de la grelina y la leptina, por lo tanto el aperitivo nos servirá para llegar sin hambre a la comida principal.
  • Llevar ropa apretada o en talla exacta, evitando las prendas elásticas, los trajes sueltos o vestimentas amplias.
  • Centrarnos en los alimentos menos calóricos pero igualmente sabrosos, como las verduras, las frutas, y las proteínas magras como el marisco, el pescado, el pollo o la ternera magra.
  • Charlar, degustar y disfrutar de la comida, evitando ingerir con ansiedad o excesiva rapidez.
  • Dieta líquida ayuda a perder la sensación de pesadez y empacho

La dieta líquida y blanda reduce el esfuerzo del sistema digestivo. Durante 1 o 2 días se pueden tomar verduras, zumos de frutas, caldos, yogures 0%, purés. Así mismo, conviene reducir el consumo de harinas refinadas, grasas saturadas o platos excesivamente especiados. De los productos lácteos, el kéfir sería la mejor elección, por su gran capacidad de absorción de alimentos, al mismo tiempo nos puede ayudar a reforzar el sistema inmunitario. Las infusiones depurativas, como las de diente de león o té verde, también serían una opción acertada.

En buenas manos, las manos de Purificación Varas

Sé que hace algún tiempo que no comparto ninguno de mis trucos ni la evolución de mi vida saludable pero ha habido grandes cambios en mi vida, grandes, muy grandes… Lo que no ha cambiado es mi interés por mantener una alimentación saludable y una mentalidad positiva. En estos meses he procurado trasladar esa “saludabilidad” (aunque dudo que palabra exista, el concepto sí es muy real) a todos los ámbitos de mi vida, entre ellos los cuidados físicos de mi piel, mi pelo y mi apariencia en general.

Y es, en este punto de mi vida, cuando conozco a Puri Varas, alma mater de Purificación Varas (C/Ortega y Gasset, 81), un sitio que va más allá de un centro de belleza porque Puri se encarga de ofrecer un servicio de bienestar integral. Cuando la conocí me transmitió una energía que no es fácil encontrar en centros de belleza y la conexión se produjo cuando nos enfrascamos en una conversación alrededor de la importancia de cuidarse tanto por fuera como dentro entrando en contacto con yo interior de cada uno y con la salud como último objetivo.

secretos-aguaDespués del verano andaba dando palos de ciego en cuanto al cuidado de mi cabello, no por el estilismo que debía adoptar, sino por el tratamiento que debía aplicar para recuperar el brillo y la fuerza que le faltaba a mi melena. Entonces Puri me descubrió algunos de los productos de la línea capilar de e, una firma 100% natural cuya filosofía, valores y objetivos me cautivaron rompiendo los viejos paradigmas de la belleza artificial y orientada hacia la “Belleza Real y Saludable” a través de sus productos y tratamientos sin agresión, sin sustancias tóxicas, ni ácidos, siliconas o derivados del petróleo y con el Agua Biopolar™ proveniente del agua mineral pura de montaña como su principal elemento. 

tratmiento-capilar

Y, aunque con la teoría ya me habían ganado, yo soy como Santo Tomás, que si no lo veo no lo creo y decidí poner a prueba algunos de sus productos reparadores. La verdad es que para  mi pelo ha empezado a recuperar poco a poco la vida y la energía que había perdido. 

Ahora estoy deseando volver a ver a Puri para que me aconseje cómo seguir cuidando, ya no solo mi cabello sino el resto de mi cuerpo, que tantos cambios está experimentando en los últimos meses…

 

Un vasito de agua con limón en ayunas, tu gran aliado

agua-limon-2Tomar un vaso de agua con limón recién levantado es un sencillo y fácil gesto que puede aportarnos numerosos beneficios al organismo. Además de su alto contenido en vitamina C y para adelgazar, las propiedades del limón como antioxidante, desintoxicante y desinflamante son más que considerables. A pesar de su sabor ácido, el ácido cítrico del limón no crea acidez en el cuerpo una vez metabolizado, he hecho beber agua con limón con regularidad puede ayudar a eliminar la acidez total del cuerpo, incluyendo el ácido úrico en las articulaciones, que es una de las principales causas del dolor y la inflamación. De hecho, gracias a su contenido en ácido cítrico, el limón es nuestro principal aliado para restablecer el PH del cuerpo, que aumenta con los alimentos refinados, azúcares, aditivos, etc… tan poco beneficiosos para el organismo.

Además de ayudar a perder peso, un vaso de agua con limón en ayunas tiene multitud de beneficios para mantener la piel joven y tersa, es un potente antiviral, previene el estreñimiento, favorece la disminución del colesterol y la glucosa en sangre,… ¿Quieres descubrir más beneficios de beber agua con limón?  Los cuento todos en SaludEnvidiable.com [+]

Altibajos, tan necesarios…

Sé que llevo un tiempo sin escribir, pero no sé porqué la inspiración ha volado. Todos los días me levanto y digo: “hoy voy a escribir”. Y, durante mi sesión de entrenamiento matinal, empiezo a pensar sobre qué me apetece escribir, intento recordar las emociones que sentía conforme iba avanzando en el proceso de “recuperarme” de mis problemas con la comida y cómo esa recuperación física me ayudaba a limpiar de fantasmas mi mente pero no encuentro las palabras y las ideas no terminan de fluir. Entonces se me ocurre contar alguno de mis trucos pero me pongo a pensar y, como muchos de ellos, ya los he normalizado en mi vida me pasan desapercibidos.

Así que, si no es por una cosa es por otra y al final no escribo, y me siento fatal. Hasta que ayer me vino a la cabeza una frase que leí hace tiempo:

14063510_1750487188532238_1348846353_n.jpg

Si no hubiera altibajos en tu vida, significaría que estás muerto.

 

Y me hace darme cuenta de que los altibajos son necesarios, sin ellos seríamos como robots. Así que he aceptado que ahora estoy en un “bajo” (que no bajón, ojo, que estoy estupendamente y muy muy satisfecha), simplemente tengo que dejar pasar la “nube” desinspiradora. Cuando pase, (y perdón por la expresión) “VA A SER LA LECHE”.

 

No te fíes de las apariencias: son sanos pero engordan un montón

Alimentos saludables pero demasiado calórico

muesli-pixabayNadie diría que la chirimoya o ese muesli del desayuno o incluso un zumo de naranja o la ensalada césar de la cena  podrían suponer un problema en el difícil camino hacia ese cuerpo libre de michelines y sin grasa… Pero sí, lo son, especialmente durante el proceso de perder peso pero ¿por qué? Pasa como con los plátanos, son alimentos muy saludables pero engordan. 

Entonces… ¿significa esto que no se pude tomar un plátano de vez en cuando o que tenemos que olvidarnos de los frutos secos? ¡NO! Rotundamente. Lo que pasa es hay ciertos alimentos que, en poco volumen, concentran buenos nutrientes para el organismo aunque aportan gran cantidad de calorías, pero que al mismo tiempo no son calorías vacías ni azúcar, ni grasas malas por lo que, aunque sumarán buenos nutrientes (proteínas, ácidos grasos saludables, minerales, vitaminas, antioxidantes), supondrán una ingesta muy elevada de calorías. 

PlátanosEn el caso de los plátanos que, con alrededor de 150 calorías por cada 100 gramos, tiene un aporte calórico superior al de otras frutas, la cantidad de calorías ingeridas por pieza de fruta son similares entre el plátano (que pesa alrededor de 150 g.) y, por ejemplo, una manzana o naranja medianas que pesan más de 250 g. y tiene un poder saciante mucho más alto, por su importante contenido de fibra e hidratos de carbono simples y complejos. Por lo tanto y, a pesar de su alto contenido calórico, no tenemos porqué privarnos de su sabor dulce y delicioso, ya que es una fruta rica en vitaminas C y B6 y minerales esenciales (potasio y ácido fólico) que la convierten en un alimento indispensable en cualquier dieta, incluidas las de diabetes y adelgazamiento. Es, además, el complemento perfecto para personas con gran actividad física, como niños y deportistas.

En SaludEnvidiable.com ofrezco una lista de 9 alimentos sanos que engordan y recomiendo qué hacer con cada uno de ellos.

*Photo credit: The Travelling Bum via Foter.com / CC BY-ND

Alimentos saciantes, nuestros aliados para adelgazar

Hay alimentos que, por sus características particulares, ayudan a inhibir el apetito y así, mantener el peso e incluso adelgazar, especialmente si se consumen en ciertos momentos del día, como media mañana y media tarde, para evitar la ansiedad y llegar con mucha hambre a las principales comidas sin caer en la tentación de snacks más calóricos. Los alimentos saciantes son aquellos que son ricos en proteínas, fibra, agua, con gran volumen pero baja densidad de energía y grasa y generan la sensación de que el estómago está lleno durante más tiempo que otros alimentos con alto contenido en azúcares o grasas que llenan rápidamente pero no dejan sensación de saciedad.

¿Queréis saber cuales son esos alimentos saciantes que nos ayudan a mantener el hambre a raya? Los huevos, las frutas, las verduras… y otros tan sorprendentes como las sopas y el agua. En SaludEnvidiable.com os cuento la razón [+].

sopa_pixabay

Aunque, como ya he comentado anteriormente, es casi más importante saber comer. La sensación de saciedad tarda 20 minutos en llegar del estómago al cerebro por lo que hay que comer lentamente, masticando despacio y siendo conscientes de ello, sintiendo cómo la comida cambia en la boca, soltando los cubiertos entre bocado y bocado y escuchando al estómago. De esa manera el cerebro será consciente de que están llegando los nutrientes al estómago.